¡Incorpora diariamente almendras crudas a tu dieta para mejorar tu salud!

Almendra cruda y pelada. Clase Marcona.

Hoy os quiero hablar de las almendras, un fruto seco imprescindible en mi despensa. ¿Lo será en la tuya al acabar de leer este artículo? ¡Espero que si!

España, como segundo país productor mundial, es asimismo un gran consumidor de almendras. Ya sea como aperitivo, como ingrediente de múltiples recetas de platos dulces como saladas, y de bebidas o en la tradicional industria española del turrón, mazapán y pastelería. 

Las almendras consumidas crudas y con cáscaras también son un excelente aliado para tu salud. De esta forma, las almendras son una excelente fuente de proteínas, grasas saludables, fibras, calcio, magnesio, vitamina E y antioxidantes. Gracias a ellos, consumir almendras a diario previene toda una serie de enfermedades entre otras cardiovasculares, fortalece los huesos y mantiene una buena salud intestinal y del colon. Sorprendentemente, a pesar de su alto aporte calórico, también ayudan a perder peso.

Proteínas

Con sus casi 20 gramos de proteínas por cada 100 gramos, las almendras son una buena fuente de aminoácidos esenciales (los componentes de las proteínas que hay que aportar al cuerpo a través de la alimentación). En las almendras, estos se encuentran en una proporción bastante adecuada para las necesidades específicas del cuerpo humano.

Grasas Saludables

La característica más destacable de este alimento es su riqueza en grasas que le confieren su alto valor energético. El 54% del peso de la almendra seca se debe a su contenido en ácidos grasos.

Sin embargo el 80% de las grasas que las componen son  insaturadas, una categoría de grasas consideradas como saludables: el 66% son monoinsaturadas como las del aceite de oliva, el 24% poliinsaturadas como la que se encuentra también en el aceite de girasol.

Fibras

La almendra es el fruto seco que más fibra aporta (12,9 g/ 100g de almendras). Gracias a su alto contenido en fibra soluble, las almendras pueden ayudar en caso de estreñimiento, disminuir el colesterol malo (LDL), ayudarnos a tener mayor sensación de saciedad y a absorber lentamente los glúcidos. También favorece el bienestar de la flora intestinal, responsable de procesar alimentos difíciles de digerir y de absorber nutrientes.

Por estos motivos y a pesar de su alto contenido calórico, las almendras crudas (sin tostar, sin aditivos y sin sal añadida) pueden ayudarnos a perder peso. Diversos estudios demuestran que es particularmente cierto cuando se sustituyen aperitivos industriales por almendras crudas.

Excelente fuente de Calcio, Magnesio, Manganeso y otros minerales

El calcio es el mineral más abundante en el organismo. Es necesario para nuestras células, nuestros huesos, nuestros músculos, nuestros vasos sanguíneos y para muchas otras funciones.  Un puñado de almendras (30 gramos) cubre casi el 8% de las necesidades diarias de calcio (el doble en cantidad que la leche en el mismo peso). Además, como el calcio vegetal se absorbe mejor que el de la leche, resulta que las almendras son una de las mejores fuentes de calcio absorbidas por el cuerpo.

Asimismo, un puñado de almendras proporciona al organismo casi el 21 % de las cantidades de magnesio diario recomendado. Contribuye así a mantener un buen funcionamiento global de nuestro cuerpo y entre otras a reducir el cansancio, ya que el magnesio participa en mas de 400 reacciones bioquímicas en el cuerpo. 

Un puñado de almendras también cubre el  14 % del fósforo de las necesidades diarias, el 38 % del manganeso, el 7% del zinc y en torno al 7,2% de las necesidades de hierro.

Poder Antioxidante

Otra de las propiedades de las almendras es su capacidad antioxidante o capacidad a proteger al organismo del daño oxidativo que envejece las células y potencia enfermedades.

Esa capacidad se debe mayoritariamente a su alto contenido en vitamina E y en flavonoides presentes en la piel marrón que las recubre. Por eso siempre es mejor comer almendras con cáscara. Un puñado de almendras cubren el 63% de las necesidades diarias de vitamina E.

Vitamina B 

Otras vitaminas presentes en las almendras son las del grupo B: la vitamina B3 o niacina, la vitamina B1 o tiamina, la vitamina B9 o ácido fólico y especialmente la vitamina B2 o riboflavina. Un puñado de almendras aporta un 14% de las necesidades diarias recomendadas de vitamina B2

Como el resto de las vitaminas B, la B2 contribuye a producir energía. Además, la B2 es esencial para la integridad de la piel y las mucosas, y de forma especial para la córnea: resulta imprescindible para gozar de una buena visión.

En conclusión, las almendras crudas y con piel son idóneas para tu salud y para las personas que quieran perder peso. Así que añádelas a tu dieta a diario teniendo siempre contigo una bolsita de almendras y otros frutos secos a mano para reemplazar snacks menos saludables 😉

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito